Martes, 01 de noviembre de 2011

Como sabéis, Gracia y Paz nació al amparo de la Parroquia de San Joaquín, en aquel momento presidida por D. Javier Pérez Mantero, como resultado del compromiso cristiano de algunos de sus feligreses de esta y otras parroquias.

Ante el cambio de párroco, Gracia y Paz se ha presentado al nuevo presbítero poniéndose a su disposición y en cuyo acto, le ha entregado una memoria sobre el origen y labor realizadas durante estos años a fin de que se nos conozca.

Entresaco algunos párrafos destacados para vuestra lectura:

Origen

Preocupados por la situación en que vivían algunos mayores faltos de recursos y, en su caso, de familia, que por sí mismos no podían atender a las necesidades de la vida diaria, un grupo de feligreses de las Parroquias de Sevilla, Pilas, Aznalcázar y Huevar, a iniciativa de D. Francisco Campos Anguas, constituyeron la Asociación Gracia y Paz en la Parroquia de San Joaquín de Sevilla, siendo su Párroco D. Francisco Javier Pérez Mantero. 

La Asociación Gracia y Paz tiene como fin, la atención y dignificación de las condiciones de vida de los mayores, atendiendo no solo a sus carencias y necesidades inmediatas, como pueden ser cobijo, manutención, atención física, etc., sino también, las que emergen de situaciones de soledad y abandono. 

Durante los primeros años de su creación, los miembros de la Asociación ejercieron sus actividades visitando en sus domicilios a los mayores necesitados, brindándoles compañía y ayuda. Pronto se hizo evidente que era necesaria una asistencia continuada, por lo que la Asociación creó pequeñas residencias de mayores de ambiente familiar, a fin de evitar, en la medida de lo posible, el desarraigo y aislamiento del anciano, acogiéndose también en las mismas, a mayores en régimen de día, facilitándoles pensión alimenticia y servicios, hasta su recogida por los familiares o tutores. 

Fundación

La Asociación Gracia y Paz, convencida de la necesidad de dotarse con herramientas de gestión, para hacer frente a los nuevos retos y necesidades, surgidas como consecuencia del desarrollo de la normativa que regula los centros de mayores, tomó el acuerdo en Asamblea General Extraordinaria de 7 de mayo de 1.999, de crear una Fundación con el fin de gestionar los centros de la Asociación Gracia y Paz. En Asamblea General Ordinaria de 18 de marzo de 2.000, se acuerda constituir en la ciudad de Sevilla una Fundación que se denomine “Gracia y Paz” y el 9 de junio de 2.000, se constituye la Fundación Gracia y Paz, asumiendo esta el patrimonio de la Asociación, quedando como única entidad GESTORA de los centros de mayores, a través de su Patronato. 

Paralelamente, la Asociación Gracia y Paz se reservó la misión de ANIMACIÓN Y ATENCIÓN ESPIRITUAL, a través de sus socios y colaboradores, mediante la visita a los ancianos en sus propios domicilios y a los usuarios de los centros de mayores de Gracia y Paz, brindándoles compañía, amistad y ayuda. 

Sector de intervención 

La Fundación Gracia y Paz pretende prestar una asistencia eficaz, a los ancianos usuarios de sus centros, confortándolos en sus necesidades y resolviéndoles los problemas que estén al alcance de la misma. El sector de población atendida es el de los mayores dependientes, acogiendo la Fundación en sus centros a los ancianos de bajo o muy bajo nivel económico personal, que por problemas de soledad y/o dependencia física o psíquica, precisen de una atención integral y especializada. 

En todos los centros de mayores gestionados por la Fundación Gracia y Paz, se promueve la convivencia entre el personal residente y entre este y el del entorno, a través de las visitas y asistencia de voluntarios, integrados por los socios y colaboradores de la Asociación Gracia y Paz, desarrollándose asimismo a lo largo del año, una serie de actividades programadas, con el fin de mejorar la calidad de vida de los usuarios. El régimen es abierto y solo se exige al usuario el respeto a las normas internas de funcionamiento.


Tags: memoria

Publicado por Admin.blog @ 17:44  | Con?cenos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios